Grasas o lípidos
(01-02-2009)

Las grasas, o lípidos, son los nutrientes energéticos por excelencia. Pueden ser simples (ácidos grasos y colesterol) o complejos (fosfolípidos y triglicéridos). Suministran al organismo los ácidos grasos esenciales, y son imprescindibles para la absorción de las vitaminas liposolubles y la síntesis de hormonas. Además, actúan como material aislante y de relleno de órganos internos, y forman parte de las
membranas celulares y de las vainas que envuelven los nervios.

Los ácidos grasos se clasifican en:

Ácidos grasos saturados (no contienen dobles enlaces en su cadena química).
Todas las grasas de origen animal – y algunas vegetales como las de coco y palmiste – son ricas en ellos.
Ácidos grasos monoinsaturados (un solo doble enlace en su cadena).El más abundante es el ácido oleico. Está presente en el aceite de oliva, el aguacate y las aceitunas, y en menores cantidades en el huevo y la carne de cerdo.
Ácidos grasos poliinsaturados (varios dobles enlaces en su cadena):
Omega 6 (el primer doble enlace está en la sexta posición). El principal es el ácido linoleico (ácido graso esencial). Se encuentra en los aceites de semillas.
Omega 3 (el primer doble enlace está en la tercera posición). Los más abundantes son el ácido linolénico, el DHA (ácido docosahexanoico) y el EPA (ácido eicosapentanoico).

Fuentes de ácidos grasos omega 3

Recientes estudios han evidenciado que el DHA desempeña un importante papel en la formación y desarrollo funcional del sistema nervioso, que tiene lugar fundamentalmente durante el embarazo y los dos primeros años de vida. La ingesta adecuada (200 mg/día) de DHA es especialmente importante pues durante el tercer trimestre del embarazo, periodo en que la fijación fetal de DHA es más significativa.

Para lograr esa ingesta necesaria se recomienda consumir una o dos raciones de pescado azul de mar a la semana, y en su defecto, tomar suplementos dietéticos que contengan DHA o alimentos enriquecidos con DHA. Además, los expertos recomiendan que la leche maternizada incluya suplementos de DHA.

Por otro lado, algunos alimentos procesados industrialmente pueden contener cantidades importantes de ácidos grasos trans, que surgen por la oxidación y la saturación de los dobles enlaces en presencia de hidrógeno y un catalizador.

Las grasas de la dieta deben aportar un 30-35% de las necesidades energéticas diarias y, como mínimo, la mitad de estas grasas deberían ser ácidos grasos monoinsaturados. Sin embargo, el consumo de grasas en los países del mundo occidental es superior al aconsejado. Por ello, se recomienda disminuir su contenido en la dieta, disminuyendo las grasas de origen animal e incrementando las grasas de origen vegetal.

Más información:

Estrategia NAOS
http://www.naos.aesan.msc.es/csym/nutricion_saludable/nutrientes/grupo/lipidos.html

Dietary Guidelines for Americans. U:S: Department of Health & Human Services
http://www.health.gov/DietaryGuidelines/dga2005/document/default.htm

Grasas y aceites, International Journal of Fats and Oils. Publicación con información
científica y técnica sobre grasas comestibles y sus derivados
http://grasasyaceites.revistas.csic.es/index.php/grasasyaceites

Consumo de DHA en mujeres embarazadas. De Judge MP et al. American Journal of
Clinical Nutrition, 2007
http://www.alfa-editores.com/web/index.php?option=com_content&task=view&id=948&Itemid=29;
http://www.ajcn.org/cgi/content/full/85/6/1572

DHA en la leche maternizada
http://www.eurekalert.org/pub_releases_ml/2008-03/aaft-t032708.php